viernes, 6 de abril de 2018

Humo

 Mi querido amigo la vida te ha puesto por delante una muy injusta batalla por delante así que ahora más que nunca tienes que demostrar el gran luchador que eres. 

     

lunes, 26 de marzo de 2018

Desconectar....

            

      Tenemos que permitirnos de vez en cuando a darle al interruptor de nuestra rutina

sábado, 17 de marzo de 2018

Café para ti y té para mi.

Llegué 10 minutos antes..., me agobia llegar tarde. Miré a mi alrededor y tú no habías llegado así que me senté en la última mesa que había en la terraza. Hacia buena temperatura y el sol no apretaba con fuerza. Suspiré hondo porque los nervios me podían. Saqué el móvil mostrando la tranquilidad que no tenía. Esos minutos que pasan mientras esperas se hace horas y mirando nada en el móvil apareciste. No se cuanto tiempo pasó pero para mi fue un siglo. 
Fue mirarte a los ojos...,  y ellos ya me revelaron todas tus palabras. Tú sonreías mostrando una tranquilidad que tampoco tenías..., eso siempre me gustó de ti. A las adversidades siempre le ponías una sonrisa, quizás así afrontarlas sería menos dolorosas. 
Menos mal que apareció el camarero para romper el silencio que por un momento se instaló entre nosotros. Un café para ti y un té para mi. Mientras que nos traían lo que habíamos pedido compartimos una conversación trivial.., quizás para no enfrentarnos por lo que habíamos quedado?, o porque no queríamos ser interrumpido por el camarero y que se desvaneciera todas las palabras?. 
Después de dos sorbos a nuestras respectivas consumiciones y unas sonrisas formales para aplacar los nervios que sentíamos ya era hora de poner las cartas sobre la mesa..., quien iba a ser el valiente de dar el primer paso?..., pero en realidad queríamos dar un paso?. Las dudas empezaron a embargarnos..., tus ojos ya no tenían la seguridad de cuando llegaste y eso me hizo dudar a mi también. Quizás nos estamos precipitando. Ninguno de los dos dábamos paso a verbalizar todo lo que nos decíamos con los ojos. Las palabras y las emociones se atropellaban en nuestras cabezas en cambio nosotros parecíamos dos MiMo sentados. 
Entonces recuperando toda la fuerza y la valentía que había perdido minutos antes, quizás horas..., te sonreí y como si un monologuista me hubiese poseído solté mi parrafada..., "no podíamos hacer más difícil aquel momento que teníamos que dar un paso adelante y que ese paso debía ser por separados"..., minutos después de silencio en el cual tú solo me mirabas sin poder articular palabras fuiste capaz de decir..., te quiero. 

domingo, 11 de marzo de 2018

Lluvia...




                 A veces llueve tan fuerte en nuestra vida que no nos valen de nada los paraguas.

                                                  Mejor tirarlos para empezar a bailar.

miércoles, 28 de febrero de 2018

¿La ignorancia es la felicidad?

Este interrogante lo saco de la afirmación de una secuencia de la película de Matrix y creo desde mi ignorancia (nunca mejor dicho) Kant también defendió este postulado no sé si otro filosofo más tuvo algo que decir al respeto.

No voy a divagar sobre esta cuestión porque soy de las que pienso que no hay una verdad absoluta y todo es cuestionable desde el prisma que se mire.
Y precisamente desde mi prisma hace años podría decir que esta cuestión no es cierta al revés, que contra más conocimientos tuviésemos de las cosas más “sabios” seríamos y eso nos enriquecía y por lo tanto nos proporcionaba “felicidad”..., pero hoy por hoy esta premisa cada vez se va desvaneciendo en mi cabeza.

No soy una persona rica en “experiencias emocionante” en mi vida para llegar a esta conclusión, pero si he tenido “experiencias vitales”, que te hacen ver que a veces no es necesario saber que cosas. He comprobado en primera persona que la ignorancia a veces sino te da la felicidad por lo menos no te amarga la existencia. Y muchos pensaréis que a veces es mejor saber para afrontar la situaciones que se presenta, claro..., pero no todo el mundo está preparado para ello y ante eso mejor la ignorancia.  

miércoles, 21 de febrero de 2018

Perdida de valores...

Últimamente ha saltado varias noticias de adolescentes cometiendo delitos de violación, robos, asesinatos etc..., no sé si hechos así han sucedido siempre y no nos hemos enterado como ahora con tantos medios de comunicación. Pero me llama especialmente la atención del incremento de delitos ¿Qué está pasando en nuestra sociedad?, es un problema de valores?, educación?..., creo que de todo en general. 
No soy madre y quizás no puedo hablar con conocimiento de causa. Y no dudo que ser padres no es tarea fácil..., lo veo constantemente alrededor mía. Pero lo que si veo es que cada vez menos son valores y falta de educación porque no tenemos tenemos tiempo a pararnos con nuestros hijos porque entre el trabajo, la casa, los compromisos sociales, el móvil etc... y dejamos a los hijos en un plano de te doy el móvil para que no me moleste y poder yo hacer mis cosas, y por muchos juegos educativos que le puedas poner en tu móvil a tu hijo nunca será mejor de lo que unos padres le pueda transmitir, porque los padres son el espejo de donde ellos miran. Aunque muchas veces muchos padres no sean el mejor reflejo donde mirar. 

sábado, 30 de diciembre de 2017

2018

No te rindas, aún estás a tiempo
De alcanzar y comenzar de nuevo,
Aceptar tus sombras,
Enterrar tus miedos,
Liberar el lastre,
Retomar el vuelo.
No te rindas que la vida es eso,
Continuar el viaje,
Perseguir tus sueños,
Destrabar el tiempo,
Correr los escombros,
Y destapar el cielo.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se esconda,
Y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma
Aún hay vida en tus sueños.
Porque la vida es tuya y tuyo también el deseo
Porque lo has querido y porque te quiero
Porque existe el vino y el amor, es cierto.
Porque no hay heridas que no cure el tiempo.
Abrir las puertas,
Quitar los cerrojos,
Abandonar las murallas que te protegieron,
Vivir la vida y aceptar el reto,
Recuperar la risa,
Ensayar un canto,
Bajar la guardia y extender las manos
Desplegar las alas
E intentar de nuevo,
Celebrar la vida y retomar los cielos.
No te rindas, por favor no cedas,
Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños
Porque cada día es un comienzo nuevo,
Porque esta es la hora y el mejor momento.
Porque no estás solo, porque yo te quiero.

Mario Benedetti